Segundo Recinto de Murallas de Villalpando

Discurrían por las actuales calles de Cercas de San Miguel, Cercas de San Pedro, Cercas de Santiago, Cercas de Santa María y la carretera de Villamayor de Campos. Es claramente sintomático el nombre de las calles.

De este segundo recinto tan solo han subsistido dos de sus puertas, la de San Andrés y la de Santiago.

Puerta de San Andrés. Es obra del siglo XV, con entrada directa, abierta entre dos cubos peraltados con un pequeño talud, en el que hay dos troneras. En la cornisa la decoración es una moldura lisa que se repite en la base de las almenas. Dichas almenas son de tipo mudéjar, con saeteras alternadas. Bajo un arco gótico de descarga adornado con bolas y molduras se abre otro también gótico, donde se colocaban las hojas de madera y el rastrillo. Por encima del arco, corre un rectángulo a modo de alfiz, con moldura y cordón franciscano, que denota que es un añadido del siglo XVI. Tres escudos, dos saeteras y una hornacina completan la decoración. Debe su nombre a la parroquia que se encontraba adosada a la muralla en este punto.

 

 

 

Parte interior de la Puerta de San Andrés.

 

 

 

Interior de uno de los cubos, en el que se puede ver su método constructivo.

 

 

Imagen antigua de la puerta. Todavía existe una laguna enfrente. extraída de la web: “ayuntamientodevillalpando.es“.

 

 

 

Frontal de la puerta, añadido en el XVI.

Aprovechando lagunas existentes y mediante grandes excavaciones se abrieron fosos en torno a la ciudad. Con la tierra extraída se construyó un primer gran terraplén defensivo. Acto seguido, protegidos por el terraplén, por el interior se construían las murallas de cal y canto, con sus puertas. Y por último, se eliminaba el terraplén y se ampliaban los fosos. Este fue el sistema empleado en muchos lugares, sin embargo, como León y Castilla se unificaron en 1230, la muralla de Villalpando no llegó a terminarse, quedando el terraplén en algunas de sus partes. Tuvo cuatro puertas, Al Norte, San Miguel. Al Este, San Andrés. Al Sur, Santiago. Y al Oeste, Santa María, pero solo quedan dos.

Se creen obra del siglo XIV pero reformadas en el XV.

Puerta de Santiago. Inicialmente se construyó en el siglo XII, como lo demuestran sus arcos apuntados, dotándola a sus lados de dos torreones defensivos. El existente hoy día se ha mantenido porque fue utilizado como campanario por la iglesia de Santiago, hoy desaparecida. Fue rehabilitada en 1510.