Iglesia de Santa Eulalia

Está situada sobre un montículo denominado Puig de Misa, de 52 metros de altura sobre el nivel del mar que domina una fértil comarca atravesada por el río de Santa Eulalia.

Su estado es excelente. Abierta al culto.

Se trata de una iglesia fortificada del siglo XVI. Ante la falta de castillos en la isla se habilitaron algunas iglesias al modo de fortalezas. En algunos documentos antiguos se la nombra como Torre del Puig de Misa. La estructura del templo, formada por la nave y la torre es fruto de un único proyecto, puede que del mismo autor que de las murallas de Ibiza, Juan Bautista Calvi, pero no está suficientemente probado. La iglesia y la torre son dos obras distintas y realizadas en épocas diferentes, cuya unión fue un tanto forzada. La torre es más antigua, mientras que la iglesia se terminó en 1568. Se desconoce el año de construcción de la torre, pero se cree que ya estaba empezada en 1562, lo que de ser cierto la convierte en la más antigua de la isla. Al adosar la iglesia, le fue seccionado un trozo a la torre, por lo que en la actualidad su aspecto es el de una media torre troncocónica de escasa pendiente, mientras que el parapeto superior es vertical. Ha quedado como un bastión artillero en la que la única parte utilizable es la plataforma al haber sido macizada. En la parte superior de la escarpa aparece un cordón de medio bocel, de piedra marés, que se continúa por las paredes de la iglesia. El acceso se realiza desde la cubierta de la iglesia, que le hace de padrastro, mediante una escalera de caracol. En las inmediaciones, existe una habitación que se utilizaba como repuesto para la artillería. A mediados del XVIII disponía de cinco cañoneras. En 1769 la torre contaba con dos cañones y de dos torreros para la vigilancia.

Con los años se hicieron diversas construcciones añadidas, una vez había pasado el peligro de los ataques corsarios, entre ellas, las dos capillas laterales, que pertenecen a finales del siglo XVII o a la primera mitad del siglo XVIII y los porches, de la misma época, que era el lugar de reunión para una comunidad que vivía dispersa en el campo. También se abrió la actual puerta principal en sustitución de la anterior fortificada. Y se cegaron las cinco cañoneras del parapeto.