Fuerte de Punta Carnero

 

 

 

Faro de Punta Carnero. A la derecha, en la elevación, quedan los restos del fuerte.

Se halla en el cabo de su nombre, justo en el mismo lugar donde se alza el faro, a unos 20 m. de altura sobre el mar.  Es lugar en que la costa se accidenta elevándose los acantilados. Es sencillo su acceso con vehículo. Mantiene contacto óptico con San García al Norte y San Diego, al Sur.

Prácticamente desaparecido. La construcción del faro arrasó con lo que quedaba. No obstante en su flanco meridional, entre los espesos arbustos, se pueden apreciar algunos muros inconexos.

 

 

 

Tras el muro moderno asoman algunos restos del fuerte.

Fuerte abaluartado. En 1735 poseía una batería circular con cuatro cañones de a 24 y uno de a 18, pero en 1796  se hallaban montados cinco cañones de a 24 y dos morteros. Esta dotación era ampliable con nuevas piezas de artillería que debían colocarse en una batería provisional con hasta seis cañones de a 24. Poseía una guarnición de veinte hombres, cabo, sargento, y un oficial además de los artilleros necesarios para la utilización de las piezas. Toda la guarnición tenía alojamiento en las propias instalaciones. ​

Fue construído a principios del siglo XVIII, sobre el año 1730, junto a una antigua torre medieval. En 1811 fue volado por zapadores ingleses con la banal escusa de evitar que cayeran en manos francesas. Y en 1864 aprovechando la explanada que se habilitó para levantar el fuerte, se construyó el faro sobre sus restos reutilizando sus materiales.

Entre el faro y la torre metálica de la luz, se encuentran sus restos. Al fondo aparece Gibraltar.